Literatura barrial.

viernes, 10 de febrero de 2012

Xinglon!


Primer acto
Tuve un día ajetreado. Antes de la vuelta al hogar, pasé por lo de Lucy a proveerme de dos cervezas y un vino. En el trajín de maniobrar los envases en el canasto, me distraje escuchando una conversación ajena: Una rubia que vociferaba al chino:-te pongo los envases acá- señalando un cajón vacío, como si le hablara a un lactante. En ese interín tropecé con una cerveza que empezó a tambalear peligrosamente en la orilla del estante. –Jo,jo,jo- Desató una carcajada el chino, mientras abarajaba la Budweiser en el aire. -Eso me pasó por chusma- le susurré enfática.- -Bueno reconocel, bueno reconocel- me contestó el esposo de Lucy alejándose con indiferencia oriental.
Segundo acto
Arribé a la caja un poco desmoronada. – Lucy, agrégame un Philips Morris—¿Comhn?-preguntó.-Si común- le respondí colando un Cabsha con gesto culposo. -¿Difícil, día difícil?- Me preguntó, mientras le pagaba con un cien recién salido del cajero. No supe que responder y me despedí con una sonrisa idiota. -Eeeh, lailai- me llamó antes que me marchara.- ¡Ponel aire condicionado en venticuatlo, y etá bien, etá!- exclamó, mientras me mostraba su reluciente dentadura.

Gripi.

No hay comentarios: