Literatura barrial.

martes, 26 de enero de 2010

Relatos de la Lucha Social VII

El verano 2010 explotó en Argentina. Miles de personas hacen largas filas para comer en su restaurant predilecto: Montecasini; mientras tanto otros miles sueñan con sacarse una foto con su vedette fetiche en las marquesinas de los teatros de Villa Carlos Paz. Ni hablar de los paparazzis que como topos se escabullen entre los médanos de las playas de San Ignacio para capturar una imagen de Susana Giménez devorándose un sanguche de lomito completo. ¡Todo esto es cierto señores! Tan cierto como que al equipo periodístico de Escondete! no le venden espejitos de colores y descubrió con sabiduría su lugar en el mundo para vacacionar: las alucinógenas playas urbanas del Parque Roca. Estas doradas playas capitalinas cuentan con reposeras, sombrillas y duchas gratuitas, y como si esto fuera poco, bañan sus costas las verde-azuladas aguas del arroyo Cildañez.
El sol resplandecía como un huevo frito crujiente frente a nuestras enceguecidas pupilas. Y si bien no corría siquiera una pequeña brisa y el arroyo y los baños químicos no aportaban demasiada frescura, despatarrados en la reposera y con los ojos cerrados pudimos imaginar por un momento como golpeaban las olas contra los pilotes de la General Paz. Cerca de las siete de la tarde Gripi ya presentaba inequívocos síntomas de insolación, en cuanto los escalofríos se hicieron recurrentes y la sequedad en la garganta se tornó insoportable, cobramos valor y salimos en búsqueda de una cerveza reparadora.
-Ey muñeco, dejame pasar con la moto.-
Nos miramos perplejos, esa voz nos resultaba sumamente familiar. Cuando llegamos a la entrada, no lo podíamos creer, Brian Sánchez, más conocido por los niños como Delibery Boy discutía acaloradamente con un joven oficial de la policía metropolitana. El novel agente llevaba unos bermudas caki, zapatillas de lona, medias hasta las rodillas y una simpática visera.
-¡No señor! Está prohibido el ingreso con vehículos- sentenció con un tono agudo el joven policía y comenzó a tironear del manubrio de la moto, parecía una pelea de chicas por el último trapo en una liquidación de Zara. Fue entonces que Gripi empezó a saltar y vitorear:
-¡Brian, Brian!- como si fuese la presidenta del club de fans en la tribuna de 100% Lucha. Algunas personas lo reconocieron de inmediato y en dos minutos había una decena de chicos que rodeaban al ídolo y le pedían autógrafos. El joven oficial, al verse en desventaja numérica, dio media vuelta y se retiró rezongando por lo bajo.
-¡Brian, amigo!- lo abracé emocionado.
-¿Cómo andás Titán?- me respondió afectuoso.
-¿Y vos Ardilla?- saludó a Gripi pellizcándole la pera.
Los nenes todavía nos rodeaban y seguían vivando al astro.
-Esto es así chicos, vayan acostumbrándose a la fama-
En cuanto amainó el clamor de la gente, Delibery enfiló con la moto hacia la orilla del arroyo.
-Nosotros vamos a comprar unas cervecitas- le comenté al pasar.
-Papá, en la caja de la moto tengo un frigobar ambulante: cerveza, coca, fernet y un uvita rosado- dijo Delibery guiñándome el ojo.
Improvisamos un picnic en la orilla, las bebidas estaban heladas. La caja de la moto rebalsaba de escabio y hielo. El sol se había vuelto tibio y gracias al Off que nos hacía invisibles a los mosquitos, el placer de vacacionar llegó entonces como una brisa reparadora.
-¿Todavía de vacaciones Delibery? ¿Vuelven en marzo con el programa, no?- le pregunté mientras destapaba una Quilmes Bock con el encendedor.
-No creo que vuelva- contestó Delibery con la mirada perdida en el agua.
-¿Qué pasó? ¿Porqué no vas a volver?- preguntó Gripi preocupada.
-Me echaron loca, como a un perro, de un día para el otro. Estoy fuera de la lucha libre televisada- se quebró Delibery.
-¿Te enviaron un telegrama de despido?- le pregunté con tono protocolar.
-No, tuve una reunión con Eduardo Husni en el canal y me dijo que mi perfil no era compatible con el nuevo formato del programa. ¡Qué perfil! Contesté. Recuerdo que me levanté de un salto de la silla y lo tomé de la solapa.
-Seguí, seguí así te echo por justa causa- me dijo un impávido Husni.
-Según Husni...-Delivery abría los brazos y nos explicaba pedagógicamente- Ambas partes, empleador y trabajador, se toman un descanso en sus relaciones contractuales. Por lo tanto, Yo cesaría en mis actividades profesionales como luchador hasta nuevo aviso.-
-¿Qué le dijiste? pregunté enardecido.
-Que me echen, que me envíen un telegrama de despido, que si quieren prescindir de mis servicios me paguen la indemnización como corresponde-
-¡Porqué yo tengo dig-ni-dad!- nos silabeó Delivery con los ojos muy abiertos.-
-Recuerdo que Husni se quedo petrificado ante mis palabras, luego comenzó hablar:“Mira nosotros tenemos que cuidar una imagen, podemos llegar a un acuerdo que nos convenga a los dos-dijo Husni mientras clavaba la mirada en la pantalla de la laptop- Estuvimos pensando con la gerencia, que quizás...- Husni tomó un sorbo de agua y continuó- un cambio de tareas no te vendría nada mal Delivery. Mientras no estés en actividad podrías cumplir las funciones de animador de espectáculo.-
-¿Animador de espectáculos?- le pregunté atónito.
- Si. Estos tipos que están debajo del catch, manejan el tema de los aplausos, los abucheos, contener a los chicos, ese tipo de tareas...-
-¿Vos qué le dijiste?- preguntó Gripi.
-Nada, que me iba a asesorar. Estaba completamente desmoralizado. Este último ofrecimiento había terminado por sepultarme. A esta altura de mi carrera no a voy a ser patovica de mis propios compañeros, ¿entendés?-
-¿Qué te dijeron tus compañeros?-
-Que van a decir. Dr. Calambre está enjuiciado en República Dominicana por mala praxis, Rotwailler y Goruta Jones son unos malditos psicópatas que están completamente ajenos a cualquier principio de realidad y Musanbé Tutú es el único que me apoya, pero no quiere hacer quilombo porque todavía no tiene los pelpas en regla y no quiere volver a vender oro barato a plaza Francia- concluyó Delibery y caímos todos en un profundo silencio.
-Igual tengo un proyecto en mente. Estuvimos grabando un piloto en la costa con algunos compañeros que también quedaron afuera. Parece que hay un luchador nuevo que se las trae.
-¿Cómo se llama?- le pregunté
-Paquito, lo trajo el escocés Mc.Floyd, es una revelación en la lucha de catch. No responde al cliché, es decir, a la imagen clásica del luchador pero tiene ángel. Es flaco, medio raquítico, pero muy fibroso y logra una toma sorprendente denominada Bazoka. La tenés que ver, la realiza con una antena de televisión partida y un encendedor.
La idea es innovar, viste- dijo Delibery tratando de mostrar un poco de entusiasmo.
-Y si... No hay que quedarse- di un trago largo a la cerveza tratando de imaginarme el programa pero no vino ninguna imagen coherente a mi cabeza.
A todo esto Gripi caminó tambaleante hasta la caja de la moto pero cuando se agachó para agarrar hielo trastabilló y se cayó torpemente en el arroyo. Después de sufrir un severo ataque de risa, con Delibery la vimos asomarse muy embarrada pero, increíblemente, tenía un gesto triunfal y exclamó:
-¡Ya está! ¡Ya lo tengo chicos! ¿Sabés como se llama chiquitín? ¡Facebook!-
-Yo tengo Facebook y tengo como 264 contactos, ¿Pero eso que tiene que ver?, todo el mundo tiene facebook- dijo Delivery desganado.
-No Delibery, estoy hablando de otra cosa. Vos entendés que hoy todo pasa por los medios ¿Verdad? La idea es hacer un Movimiento Virtual por la Vuelta de Delibery Boy a 100% Lucha, ¿No les parece genial?- dijo Gripi excitada como una vendedora del Llame Ya!
-¿Pero... cómo sería la cosa?- preguntó Delibery desconfiado.
-¡Olvidate! Vos no movés un dedo, acá los que te van hacer volver al cuadrilátero son tus fans. Es así, nosotros creamos el grupo, lo publicitamos, invitamos a todos nuestros contactos. Después, es esperar a que la rueda se ponga en movimiento, nada más- dijo Gripi verborrágica
-No sé Grisel... me parece que el Facebook es para levantar minitas...-
-Brian, mirame, está vez va a servir para enmendar una injusticia ¡Eso te lo aseguro!- contestó Gripi enfática.
La idea primero me pareció una pavada pero me colgué mirando el cielo y en un momento los nubarrones de lluvia formaron un hueco en el cielo y asomó el primer lucero de la noche.
-Sabés que quizás pueda andar...- dije reflexivo
-Vamos a convocar a tus fans, a los amigos de tus fans, a toda la opinión pública y gracias a ellos vas a estar nuevamente en el ring- Gripi terminó su discurso heroico.
-Bueno, hagámoslo, total no pierdo nada-
-Dale Delibery, no está muerto quien pelea- lo animé.
Ya nos había envuelto la noche, el lugar estaba medio desértico, sólo quedaba un grupito de pibes que jugaban al beach voley.
Delivery nos alcanzó con la moto hasta Puente La Noria, mientras caminábamos hasta la parada del 318 le dije a mi compañera:
-Estoy muerto, vamos directo para casa-
-Dale, pero antes pasamos por un Cyber-



¡Vos también podés hacer tu parte!
Agregá a Brian Sánchez a tu Facebook
¡Hacete Fan de Por la Vuelta de Delibery Boy a 100% Lucha!
Envíanos tu invitación a escondeteahi@hotmail.com

No hay comentarios: